Stephen King: maestro de los mundos siniestros

Cine

El próximo jueves llega a las pantallas de los cines “Doctor Sueño”, basada en la novela homónima de 2013 del maestro Stephen King.

Por Leo González – Especial para Estilo – Los Andes

Sólo 2500 dólares fueron los que le pagaron a Stephen King por los derechos de su novela “Carrie” para poder adaptarla al cine. Puede parecer un precio muy bajo -y realmente lo era- pero para el joven escritor nacido en Portland, Maine, eso fue una bendición. Venía publicando artículos y cuentos cortos en diferentes publicaciones, y “Carrie” (1973) había sido su primera novela publicada, la cuarta que había escrito. Ese negocio puso en movimiento su carrera, pero el éxito de la película cimentó su nombre como autor.

A partir de allí su apellido comenzó a conocerse más y más. Las productoras empezaron a estar ávidas por tener algo de su autoría para adaptar y en más de 40 años hemos visto de todo. Como el jueves próximo se estrena “Doctor Sueño” (Doctor Sleep, 2019), largometraje protagonizado por Ewan McGregor y Rebecca Ferguson, que es una secuela que cuenta qué pasó con Danny Torrance, el nene de “El Resplandor” (The Shinning, 1980), es un buen momento para repasar las mejores películas basadas en el trabajo de Stephen King.

Justamente el largometraje que tenía a un desquiciado Jack Nicholson, fue la segunda adaptación que llegó a la pantalla grande. “Creepshow: el festín del terror” (Creepshow, 1982) presentaba un tándem hermoso: George A. Romero director y Stephen King guionista. Cinco historias de terror y un chico ávido por leerlas en su cómic favorito. Tuvo una segunda parte en 1987, actualmente hay una serie y dicen que están trabajando en una remake. Otro filme bien recordado en nuestro país es “Cujo” (1983), en donde un perro contrae rabia y aterroriza a un pequeño poblado. También hay una nueva adaptación que ya tiene título y director confirmados: C.U.J.O.: “Canine Unit Joint Operations”, dirigida por Lang Elliott.

Los ‘80 fueron años muy fructíferos, porque continuaron con “La zona muerta” (1983), en donde Christopher Walken despertaba de un coma con poderes psíquicos. En 2002 se convirtió en una serie con Anthony Michael Hall. El mismo año llega “Christine” (1983), el filme con el Plymouth Fury de 1958 con deseos de asesinar personas; y un año después “Cosecha negra” (“Children of the corn”, 1984), en donde niños y adolescentes se encargaban de masacrar a los adultos. Tuvo 8 secuelas este filme.

Cómo olvidar Drew Barrymore y sus pelos al viento a punto de destruirlo todo en “Llamas de venganza” (Firestarter, 1984). Hubo una continuación en forma de miniserie en 2002 y hay rumores fuertes sobre otra remake. Tengamos en cuenta que varios de estos clásicos tuvieron sus nuevas versiones, sobre todo en los últimos años. “Los ojos del gato» (Cat’s eye, 1985) fue otro filme que contaba tres historias distintas enlazadas por un felino.

Tal vez una de las dos mejores películas que se han hecho sobre libros de King llegó en 1986: “Cuenta conmigo” (Stand by me). La trama gira en torno a cuatro amigos que se lanzan a la aventura de buscar a un chico desaparecido.

Arnold Schwarzenegger tuvo su cuota del autor en “Carrera contra la muerte” (The Running Man, 1987). Allí un hombre, condenado injustamente, intenta sobrevivir en un programa de tv en donde los juegos están diseñados para matar a los participantes.

Otro clásico es “Cementerio de animales” (Pet Sematary, 1989), que enseña la lección de enterrar bien a nuestros seres queridos porque, si no, pueden volver. En 1992 hubo una secuela bastante olvidable y este año la nueva versión que no dejó nada nuevo bajo el sol.

La década del ‘90 arrancó con “Misery” (1990), con una Kathy Bates propinándole su peor pesadilla al escritor encarnado por James Caan. Otro novelista que la pasaba mal era el de “La mitad siniestra” (The Dark Half, 1993). Timothy Hutton trataba de deshacerse de su alter ego de ficción, pero no le será tan fácil como cree.

Un filme no tan conocido y muy bien hecho es “La tienda de los deseos malignos” (Needful Things, 1993), en donde un hombre abre una nueva tienda en un pueblo que siempre parece abastecer los deseos de cada comprador, a un precio mucho más alto de lo esperado.

Andrew Dufresne es condenado a cadena perpetua por el asesinato de su esposa y enviado a la cárcel de Shawshank, en donde intentará encontrar su camino a la redención. Esto ocurre en “Sueños de libertad” (The Shawshank Redemption, 1994), tal vez el mejor largometraje hecho con material de Stephen King.

Nuevamente Kathy Bates deslumbra con su actuación en “Eclipse total” (Dolores Claiborne, 1995). Es la madre de Jennifer Jason Leigh, que intenta averiguar si ella asesinó a una anciana para la que trabajaba. Otra extraordinaria película es “El aprendiz” (Apt Pupil, 1998), en donde un joven (Brad Renfro) descubría que su vecino (Ian McKellen) era un antiguo criminal de guerra nazi y lo chantajeaba para que le cuente “historias”.

Frank Darabont parece el mejor intérprete de la obra de King, y lo demostró nuevamente en “Milagros inesperados” (The Green Mile, 1999): 4 nominaciones al Oscar, incluyendo Mejor Película.

El nuevo siglo no fue tan justo con el novelista, y de las cosas que se pueden rescatar estrenadas en cines están “Nostalgia del pasado” (Hearts in Atlantis, 2001), con Anthony Hopkins personificando a un hombre que cambia la vida de un niño sólo con la intención de protegerlo. Otro escritor que la pasa realmente mal -y van…- es el de “La ventana secreta” (Secret Window, 2004). Bloqueo mental, separación matrimonial y un extraño que lo acusa de plagio.

En “La niebla” (The Mist, 2007) un pequeño pueblo es cubierto por una espesa niebla que esconde algo tenebroso en su interior. Tiene un final realmente impactante. En 2017 se hizo una serie que no pasó de los 10 episodios. Por último, no podemos no nombrar a “It” (Eso) (2017) y su secuela “It: Capítulo Dos” (It Chapter Two, 2019), dirigidas por el argentino Andy Muschietti. Pennywise, el payaso más icónico del género de terror, había tenido una miniserie en 1990 y se merecía su adaptación a la pantalla grande para que el público tuviera pesadillas con él.

Entre películas, miniseries, series de televisión y cortometrajes hay más de 270 obras que llevan la firma o tienen relación con Stephen King. Y casi 40 que en este momento están filmándose, en producción, o están en la categoría de “proyecto”. Una verdadera locura, teniendo en cuenta que el escritor tiene 61 novelas publicadas (contando también las que salieron con el seudónimo Richard Bachman), 6 libros de no ficción y alrededor de 200 relatos.

El mundo no se cansa de asustarse con sus historias, ni maravillarse con sus relatos. Mientras haya material, aunque sólo una simple idea de él, se seguirá adaptando todo lo que lleve su nombre. Es una carnada muy tentadora y nosotros un público muy hambriento. Como reza el dicho: “Larga vida al rey… del terror”.

No es sólo una pluma bonita

Stephen King no sólo puso su granito de arena en el cine y la tvcomo guionista o como fuente de material. Sin contar su presencia en series de televisión, el oriundo de Maine actuó en varias obras, a saber: junto a Tabitha, su esposa, en la primera escena de “Caballeros de Acero” (Knightriders, 1981), de George A. Romero. Y esto fue porque justo se encontraba en el set trabajando en el guion de “Creepshow: el festín del terror”, donde también actúa en el segmento “The lonesome death of Jordy Verrill”. En la secuela, “Creepshow 2” (1987), hace de camionero en el cuento “The Hitchhiker”. En 1986, escribió, dirigió e hizo un cameo al mejor estilo Alfred Hitchcock en “Ocho días de terror” (Maximum Overdrive). En el filme un cometa le daba vida a las máquinas y éstas acababan con la vida de los humanos. Alguna vez le preguntaron por qué no volvió a dirigir y respondió: “Sólo miren ‘Ocho días de terror”.

Tiene también pequeños roles en “Cementerio de Animales”, “La maldición de los sonámbulos“ (“Sleepwalkers”, 1992), “Maleficio“ (Thinner, 1996), “Amor en Juego“ (Fever Pitch, 2005), “El diario de los muertos” (Diary of the Dead, 2007), “Un lugar para el amor” (Stuck in Love, 2012) y, por supuesto, “It: Capítulo Dos” en donde se lo ve en la ahora famosa escena donde aparece con un mate del Club Atlético Independiente.

www.losandes.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *