Coronel Pringles: El Museo Municipal de Artes reabre sus puertas

Varios

El viernes 6 de diciembre, y luego de un complejo proceso de trabajo, se presentará la renovada Sala José Antonio Triano. Para esta importante jornada se expondrá la muestra “Superficies reflectantes. Arte Argentino del Siglo XX en Pringles” y se desarrollarán diferentes actividades para vivir a pleno La Noche de los Museos.

El 6 de diciembre la ciudad tendrá su Noche de los Museos, con variadas actividades que llegan de la mano de la Dirección de Cultura del Municipio. Uno de los puntos fuertes de esta jornada será la reapertura del Museo Municipal de Bellas Artes. Desde hace un tiempo, se está trabajando de manera intensa en la renovación de las salas de Casa de Cultura (Cabrera 459) y el viernes 6, desde las 20 horas, se abrirán las puertas de la nueva Sala José Antonio Triano para presentar la muestra “Superficies reflectantes. Arte Argentino del Siglo XX en Pringles”.

La noche de los Museos también incluye una serie de actividades gratuitas a desarrollarse a partir de las 20 horas, con intervenciones teatrales, muestras, actividades participativas y recorridos que tendrán lugar en varios espacios: Reserva Técnica Visitable, Casa del Bicentenario, Archivo Histórico Municipal y en el Palacio Municipal.

Un poco de historia.

El Museo de Bellas Artes de Coronel Pringles fue creado en 1959 por una iniciativa del entonces Director de Cultura de la Provincia de Buenos Aires, el pringlense Luis de Paola, en respuesta a un interés local por contar con un museo de esas características. Por Resolución Nº 3.213, con fecha 5 de agosto de 1959, se crea a la vez el Museo y el Taller de pintura dependientes del gobierno provincial.
El taller nunca llegó a funcionar, pero la creación del museo implica el envío de un conjunto de obras que incluye a los artistas más importantes de la Argentina de ese momento, tanto en pintura como en escultura. Las obras se instalan en el edificio donde funcionaba la Comisión de Cultura, la sede de la Sociedad Cosmopolita de Socorros Mutuos, en San Martín 857. Más tarde, dicho edificio debe ser abandonado, la Comisión de transforma en Dirección de Cultura y las obras empiezan a peregrinar por distintas locaciones. De ese periplo desafortunado resultó la pérdida de muchas obras de arte de gran valor histórico y económico, tal como ha sido relatado en numerosas ocasiones por historiadores locales como Aldo Pirola, quien crea el Antimuseo a mediados de la década del 80 como instalación aleccionadora y educativa, para dar cuenta de las consecuencias dramáticas que produce la desidia de los gobiernos respecto del cuidado patrimonial. Dada esta situación, De Paola inicia un juicio al Municipio por incumplimiento y abandono.

En octubre de 1977, como una manera de resolver la situación judicial y a la vez rescatar la obra, el museo y la colección son transferidos al Municipio. Se destina una sala para su instalación en el marco de las transformaciones que promueve, entre 1979 y 1981, el entonces intendente Joaquín de Adúriz cuando se recupera y restaura el edificio de la primera municipalidad para crear un centro cultural, la Casa de la Cultura. La sala que aloja el museo lleva el nombre del pintor más importante de nuestra localidad: José Antonio Triano.

El traspaso es encabezado por el Subsecretario de Cultura, Francisco Carcavallo y las autoridades municipales. En este contexto, Pringles vive una suerte de florecimiento cultural. Esto se debió sin dudas a la sensibilidad y disponibilidad del intendente para impulsar procesos culturales y, seguramente, a personas que por esos años influían enorme y positivamente en esos aspectos de la gestión pública como Aldo Pirola y Oscar Villar.

Veinte años después de creado, el Museo de Bellas Artes encuentra por fin una sede definitiva. Es organizado bajo la supervisión técnica del pintor y grabador Abel Bruno Versacci, quien asume dicha tarea por encargo del intendente. Para poder rearmar el Museo debe rescatar obra dispersa y mal guardada.

En 2015, la situación del Museo de Artes era bastante parecida a la que él describía en 1981. El espacio de muestras de la Casa de la Cultura ya no albergaba la colección principal del Museo ni ninguna otra y poco después las instalaciones se destinaron al funcionamiento de la Escuela de Educación Estética. Durante ese período, las pinturas fueron alojadas en un cuarto húmedo, con estanterías inadecuadas, donde padecieron otra vez los efectos de la falta de cuidados adecuados: roturas, hongos, manchas. La Directora de Cultura Alicia Pujol (2016-2017) inició un proceso de control de inventario y fotografió la obra, un primer paso importantísimo para el rescate –de nuevo- del acervo.

En 2017 se profundizó la tarea de mejorar el guardado y se trabajó en el proceso de recuperación del edificio para reinstalar el Museo de Artes. Por decisión del Intendente Municipal Carlos Berterret, y a través de la gestión de la Dirección de Cultura, conjuntamente con la Secretaría Técnica, se planificó la puesta en valor del edificio, iniciando el proceso con la sala José Antonio Triano, de modo de devolver al Museo su espacio genuino. A la vez, se mejoraron las condiciones de conservación de la reserva técnica provisoria donde las obras se guardaban (revestimiento de durlock, deshumidificador, desinsectación) mientras se creaba una reserva técnica con características adecuadas para albergar obra artística, ahora en funcionamiento.

A poco de cumplir cuarenta años de la inauguración de la Casa de la Cultura y a ciento treinta años de finalizada la edificación de la primera sede comunal, se está en pleno proceso de rescate de ese edificio emblemático, donde se dirimieron los asuntos más trascendentes de un Pringles que estaba naciendo y que en la década del ochenta se convirtió en un centro cultural vivo y estimulante, espacio de fortalecimiento de la identidad y la pertenencia. La ubicación del edificio es crucial para sumar el Museo, el patio de los árboles históricos, el auditorio, al recorrido que turistas y paseantes locales realizan por la Plaza Pringles y el Palacio Municipal, obra representativa del arquitecto Francisco Salamone.

La reapertura, en noviembre de 2019, de la sala Triano con una muestra del patrimonio es un hecho que debe hacernos tomar conciencia como sociedad acerca de la importancia de acordar conjuntamente el valor de los bienes que pertenecen a todos y su resguardo. Los estamentos gubernamentales, pero también las instituciones de la sociedad civil han de funcionar como reaseguro de que se está haciendo lo correcto según parámetros legales y técnicos.

El edificio.

La renovación del edificio de la Casa de la Cultura se planificó a fines de la década del setenta. El Decreto 81/80 con fecha 12 de mayo abre el Pliego de Bases y Condiciones para la remodelación del ex-edificio municipal por un presupuesto asignado de 65.766.032 millones a la moneda de esa época. Se inauguró como Casa de la Cultura y Museo de la Ciudad el 22 de marzo de 1981.
El nuevo complejo contaba con aulas para el dictado de talleres (Luis de Paola, Fermín Carletti, Carolina Ruíz, Dameno Pelaéz y CREAP) y dos salas de exposición: la Sala Isolina Mariani albergaría exposiciones itinerantes y la Sala José Antonio Triano el acervo del Museo de Bellas Artes. Además, se dota al espacio de un Auditorium y microcine con el nombre Gobernador Dardo Rocha. El edificio alberga el Antimuseo y Museo del Pillahuincó y el Patio de los árboles históricos y Museo del árbol. Años más tarde a la Casa de la Cultura se le da el nombre de Aldo Pirola, por su labor incansable en el desarrollo cultural local.

La construcción de lo que sería la sede del gobierno se inicia con el contrato que la Corporación Municipal celebra con el constructor Manuel Bellami en 1886. El 18 de enero de 1889, Bellami se dirige por escrito al HCD para comunicar que el edificio estaba listo. Si bien no se tiene una fecha precisa de inicio de actividades en la nueva Municipalidad, se infiere que el edificio fue ocupado inmediatamente. En un inicio albergó a las autoridades municipales, el Juzgado de Paz y el Concejo Deliberante. En 1907 fue sede del primer padrinazgo presidencial de un séptimo hijo varón (en la actualidad también se apadrina la séptima hija mujer de una prole del mismo sexo), dando inicio en el país a dicha costumbre traída por los inmigrantes rusos y alemanes del Volga. Luego de inaugurado el Palacio Municipal, fue sede de muchísimas instituciones como Juzgado de Paz, Comisaría, Biblioteca popular y escuela nocturna, Hogar de ancianos, Departamento de Aplicación. Incluso alojó algunas clases del Colegio Nacional, hasta que se convierte en Casa de la Cultura. En 1990 se declara patrimonio municipal.

El Patio de los Árboles Históricos y Museo del Árbol apuntó a hacer un lugar a árboles que fueron testigos de eventos históricos. En 1982, Jorge Luis Borges, en su visita con motivo del Centenario de nuestro partido, planta un aromo que es conocido como “el árbol de Borges”. Lamentablemente dicho aromo debió ser removido porque se secó. En su lugar se emplazará un pequeño monumento conmemorativo. Además de este célebre árbol, integraron este Paseo: retoños de un ceibo de la Casa Natal de Sarmiento, del pino de San Lorenzo, del álamo histórico de nuestro Fuerte General Belgrano, del roble de Guernica, del Árbol de la Amistad y algunos otros ejemplares.

La Galería Pillahuincó, llamada también Antimuseo se origina en el objetivo de hacer un llamado de atención acerca de las consecuencias que tiene la ausencia de políticas de conservación patrimonial, legislación adecuada y conciencia comunitaria. Integrado por piezas rotas, destruidas, por abandono y desidia, su mensaje sigue lamentablemente vigente puesto que mantenemos como comunidad una relación ambivalente y poco atenta a los bienes que son de todos.

En 2017 se inicia un proceso de recuperación de este espacio que incluye una renovación total del edificio, siguiendo los parámetros propios del cuidado patrimonial para devolverle el esplendor perdido y darle nuevas significaciones. En este marco se reinstala el Museo Municipal de Artes.
Dirección de Comunicación, 28 de noviembre de 2019

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *