Por carta, trabajadores del Teatro Argentino pidieron la renuncia del director

Tango

Por carta, se dirigieron a la gobernadora Vidal para plantear sus reclamos. Como informó oportunamente La Tecla.info, denuncian falta de programación estable y serios problemas de infraestructura. Y aseguran que se gastó dinero en butacas y otros gastos superfluos cuando hay goteras y falta papel higiénico.
Estimada María Eugenia: por carta, trabajadores del Teatro Argentino pidieron la renuncia del director

Trabajadores y artistas del Teatro Argentino de La Plata pidieron a la gobernadora María Eugenia Vidal que remueva de su cargo al director del establecimiento, Martín Bauer, a quien acusan de ser responsable de los problemas estructurales como así también de carecer de una programación estable.

A través de una carta, integrantes del coro, la orquesta estable y el ballet aseguraron que “el teatro no puede ser entendido como un centro experimental para montar costosísimos proyectos de interés personal, que lo dejan vacío de presupuesto y sin variedad artística”. Lo mismo hicieron, en vivo y en directo, durante la presentación de la ópera «Un rey in a scolto» en el Auditorio de la Usina del Arte de la Ciudad de Buenos Aires.

“Bauer ha abandonado los esfuerzos necesarios para solucionar asuntos edilicios, donde no se resolvieron los problemas de climatización, renovación de aire, sanitarios, un total abandono de las secciones técnicas, las salas de ensayo y sobre todo el escenario”, remarcaron los trabajadores, quienes realizaron, días atrás, una intervención para hacer oír sus reclamos.

La situación fue recogida por los diputados provinciales de Unidad Ciudadana, quienes presentaron un pedido de informes para que las autoridades expliquen la situación.

Los delegados de ATE en el Teatro, inaugurado en 1890 y reconstruido tras un incendio, aseguraron que la Provincia gastó casi 40 millones de pesos en butacas para la sala Alberto Ginastera, cuando por dentro proliferan goteras, subsuelos inundados, cables de electricidad a la vista y decorados destruidos.

Como informó La Tecla.info, la sala, que es considerada como “el alma del teatro”, se encuentra en obra desde mediados de 2017 y se espera que esté terminada en octubre de este año. Sin embargo, pese a estas reformas los trabajadores afirman que “no hay plata ni para papel higiénico”.

Poco tiempo después de asumir, la gobernadora María Eugenia Vidal, junto a su ministro de Cultura, Alejandro Gómez, anunciaron la puesta en marcha de una serie de obras que le devolvería el esplendor al Teatro Argentino. Una de ellas fue la puesta en valor de fachadas y la plaza seca, obras para las que el Gobierno gastó más de 120 millones de pesos, mientras que las reparaciones en el interior están a medio terminar.

Es casi nula la utilización de la plaza refaccionada ya que se encuentra enrejada desde mediados de 2015 y raramente está abierta el público. En este sentido vale preguntarse: ¿era prioridad remodelar el exterior del Teatro? Para los trabajadores, la respuesta es clara: “no”.

Dicen que debió priorizarse la puesta a punto de la mecánica de la Sala Ginastera (principal), refaccionar el techo para evitar las goteras, dotar de iluminación los talleres escenográficos y habilitar correctamente las salidas de emergencia. Algunas de esas cosas sí se hicieron, otras no, y muchas quedaron en el camino.

“Está todo parado, o cuasi parado. En el escenario no se ha hecho casi nada, las butacas de la Sala Mayor están todas levantadas, las alfombras también. No hay prácticamente movimiento de obreros. En esta primera etapa, en lo que hace la refacción de la Sala Ginastera, no sabemos cuándo se va a retomar, ni mucho menos sabemos cuándo van a finalizar”, señaló a La Tecla Hugo Ponce, integrante del coro estable y delegado de la junta interna de ATE del ministerio de Gestión Cultural.

Sin butacas, no hay público. Por ello, las obras que se producen de manera integral en La Plata finalmente son montadas en otro escenario. El pasado 20 de noviembre, por caso, se estrenó la ópera “Candide” en el Teatro Coliseo de la Ciudad de Buenos Aires, a pesar de que todo el trabajo fue realizado por los empleados del Argentino, quienes resaltan que la situación podría modificarse con una simple “decisión política”.

www.latecla.info

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *