La terrorífica historia que inspiró la película “Chucky”

peli chuqui

El escalofriante “muñeco diabólico” está basado en Robert, un monigote supuestamente embrujado.

Quien más y quien menos contuvo la respiración, allá por finales de los ochenta, con la película Chucky, aparentemente un juguete infantil, era poseído por un asesino en serie y se convertía en un sanguinario criminal. El filme dirigido por Tom Holland es todo un clásico del cine de terror, una cinta de culto que fue exprimida hasta la extenuación a base de sucesivas y desafortunadas secuelas. Todo el mundo conoce la inquietante risita del Muñeco Diabólico… pero pocos saben que está inspirado en un muñeco real.

El blog CYA cuenta la historia de Robert, el muñeco maldito que sirvió al guionista Don Mancini para crear el personaje de Chucky. La leyenda traslada hasta una casa familiar en Key West (Florida) a finales del siglo XIX. Allí vivía el pequeño Robert Eugene Otto, que cierto día recibió un regalo de una de sus criadas caribeñas. Era un muñeco de trapo, con el que el niño (a quien todos llamaban Gene) no tardó en encariñarse. Le bautizó con su propio nombre, Robert; e hizo de él su inseparable compañero de juegos.

Los lugareños aseguran que el juguete estaba embrujado y que Gene empezó a comportarse de manera extraña desde que lo recibió. Charlaba con él cuando estaban solos en su cuarto; y cuando en la casa comenzaron a aparecer desperfectos, insistía en que el culpable era Robert. El niño juraba y perjuraba que el muñeco había cobrado vida y era capaz de moverse por su cuenta. Según el relato que ha quedado en la memoria popular, hasta los vecinos temían al juguete, al que veían de vez en cuando acechando asomado a las ventanas.

Alarmados por los cambios que experimentaba su hijo, los padres de Gene decidieron desterrar al muñeco a un rincón del desván. Su hijo lo recuperó décadas después, al heredar la casa tras el fallecimiento de sus progenitores. La conexión íntima entre ambos resurgió, causando en esta ocasión escalofríos a la esposa de Gene. Asustada, no paró hasta convencer a su marido de que lo guardase en el ático. El problema es que en cuanto lo hizo comenzaron a ser frecuentes los ruidos estremecedores, risas, susurros y pasos procedentes de aquel lugar.

La casa de Gene cambió de manos en 1974. Un joven matrimonio entró a vivir en ella y su hija de 10 años encontró el juguete olvidado entre los trastos. No tardó en confesar a sus padres que Robert había intentado matarla, que cambiaba de posición y sitio constantemente y que su presencia le producía pesadillas. Temido y repudiado por todos, el muñeco terminó en un museo de Key West, donde se recuerdan sus fechorías mientras descansa en una urna. Su ira cae ahora sobre los visitantes curiosos que le sacan fotos sin pedir permiso.

¿Cuánto hay de ficción y cuánto de realidad en esta historia? Nadie lo sabe a ciencia cierta. Lo que sí es conocido es que el espeluznante personaje de Chucky construyó su aterradora personalidad a partir del relato de Robert.
Fuente: abc.es

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>