Los desafíos del libro y las nuevas fronteras de la lengua

Varios

De visita en Buenos Aires, el catedrático mexicano Jaime Labastida, director de la editorial Siglo XXI y paralelamente titular de la Academia Mexicana de Letras, señaló que el sello debió reestucturar su colección a partir de los cambios impuestos por la caída del Muro de Berlín y sostuvo que la lengua española «es un organismo vivo en permanente desarrollo».

Labastida llegó a la Argentina para formalizar los nuevos emprendimientos de la firma, que acaba de comprar tres editoriales españolas: Biblioteca Nueva -que publica y distribuye toda la obra de Sigmund Freud-, Anthropos (dedicada a las ciencias sociales y a la psicología) y Salto de Página, que ofrece un catálogo de ficción que incluye a los argentinos Pedro Mairal y Leonardo Oyola.

«La incorporación de los sellos españoles responden a una política de globalización de Siglo XXI, que nació con esa vocación. En este momento, podemos decir que estamos situados en las cuatro grandes capitales del mundo de habla hispana -México, Madrid, Buenos Aires y Barcelona- y eso nos da una visibilidad indispensable en el mercado literario», destacó Labastida en entrevista con Télam.

El poeta y editor mexicano aseguró que la industria del libro está en plena expansión («hay cada vez hay más gente, más libros y un mercado más amplio») pero que las transformaciones sociales de las últimas décadas obligaron a reconfigurar las políticas editoriales y a establecer una nueva agenda temática.

«Desde la caída del muro de Berlín hubo que repreguntarse un montón de cosas. Libros y autores que durante muchas décadas le daban vida a la editorial de repente dejaron de ser requeridos por el público y hemos tenido que salir a buscar nuevos autores dentro del campo de las ciencias sociales y el pensamiento de izquierda», indicó el director de Siglo XXI.

«El sello ha tenido que reconfigurarse, aunque por supuesto han autores que no han perdido jamás su vigencia, como (Michel) Foucault, (Roland) Barthes, Lacan y (Eduardo) Galeano. Estos son imprescindibles, pero a ellos se han incoporado otros que plantean las nuevas problemáticas ineludibles de la escena contemporánea», explicó.

«Esta transformación está bien expresada en un graffiti pintado tras la caída del Muro que dice `Cuando sabía todas las respuestas me cambiaron todas las preguntas`. Lejos de verlo como un cambio negativo creo que es sumamente positivo, porque veníamos de una época de petulancia excesiva acerca de las certezas que se creían tener», resumió Labastida.

Para el editor «es necesario el estímulo de ideas nuevas. Desde el punto de vista pedagógico, ¿se puede enseñar la cultura, la ciencia, la filosofía? No, no se puede, y esa es la gran enseñanza de Sócrates, hay que aprender a aprender».

«Las utopías son espacio cerrados. Lo que caracteriza el hombre, particularmente al occidental, es su capacidad de asombro. En ese marco, pensar que se saben todas las respuestas es una manera de detener ese proceso», analizó.

Además de su labor como titular de Siglo XXI, Labastida es director de la Academia Mexicana de la Lengua, una institución de activo aporte al uso del idioma que lanzó hace unas semanas el Servicio de Español Inmediato (Espín), una iniciativa destinada a dilucidar dudas ortográficas y gramaticales por Internet.

«México es el primer país del mundo en población de idioma español, con 100 millones de hablantes. Los mexicanos concentramos el 25 por ciento del total de la población hispana y uno de cada cuatro hispanoparlantes es mexicano -explicó-. Decidimos lanzar este programa porque hemos sido reconocidos como una influencia cuantitativa en Iberoamérica, pero sin incidencia en la sintaxis española».

Indicó que «la lengua española está en permanente desarrollo y expansión, por lo tanto no hay que alarmarse frente a la incorporación de expresiones extranjerizantes».

«A veces se cree que el inglés cruza la frontera y se extiende lentamente hacia los países de habla hispana, pero lo cierto es que hay más influencia de México en Estados Unidos, que de Estados Unidos en México, porque apenas se cruza la frontera, en territorio estadounidense hay decenas de pueblos españoles que siguen utilizando nuestro idioma», concluyó Labastida.

Fuente: Télam

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *