La Zaranda busca emocionar con su espectáculo «El régimen del pienso»

Teatro

El grupo teatral andaluz La Zaranda, ofrecerá entre el jueves 15 y el domingo 25 de agosto en el Teatro Nacional Cervantes su nuevo espectáculo “El régimen del pienso”, al que su dramaturgo Eusebio Calonge presenta como una muestra que «pueda emocionar».

“Nuestras obras son un trozo de vida, el teatro hace que ese trozo de vida se intensifique, y sea así capaz de llegar a ser un trozo de la vida de cualquiera que asiste a nuestros espectáculos”, postula Calonge en una entrevista con Télam a través del correo electrónico.

Formado en 1978 y presentado como la agrupación de Teatro Inestable de Andalucía la Baja, en esta ocasión el conjunto regresará a la escena porteña para ofrecer nueve funciones de “El régimen del pienso”, una puesta de Paco de La Zaranda, interpretada por Gaspar Campuzano, Francisco Sánchez, Luis Enrique Bustos y Javier Semprún.

El autor Calonge puntualiza que “en este trabajo en concreto se le hace una necropsia a la vida y aparece el vacío como uno de los actores de la muerte. El vacío, la nada, la falta de horizonte y espíritu, que hace que el hombre tenga una vida de alienación tal como la del cerdo que no saca su vista del abrevadero”.

-¿Qué buscan generar con este nuevo espectáculo?
-La emoción es una vía para llegar a dejarnos solos con la obra, quiero decir para que desaparezca el texto dramático, la puesta en escena, la interpretación. Lo que siempre queremos generar es esa comunicación entre el espectador y su alma.

-¿Qué siente que aporta esta puesta a la estética de La Zaranda?
-No emplearía esa palabra, estética, donde hay poética no se necesita estética, la poética fluye creando desde la primera obra un lenguaje, es una corriente que más que innovar se desarrolla mientras va profundizando. La obra se va despojando de mucha retórica teatral, se va desnudando, de muchos manierismos del propio lenguaje.

-¿Y cuál es el impacto de la propuesta en este momento de la sociedad?
-En España se ha incidido mucho sobre la actualidad de esta obra en concreto, pero nosotros nunca trabajamos para la actualidad, el teatro como espejo del tiempo que cruza que es, refleja una realidad, pero la realidad es algo mucho más hondo, no sólo contiene el presente, la realidad nos trasciende.
Esta vez es cierto que vino a confluir con un malestar social grande, y por tanto los espectadores la han sentido como una obra con mucha carga social. Nosotros creemos que también guarda más reflexiones, como siempre en nuestros trabajos sobre la soledad y la muerte.

-¿Cómo describiría a la larga relación de La Zaranda con el público argentino?
-Desde 1988, han sido 12 veces, en teatros como el Cervantes, el Alvear, el San Martín, el Metropolitan… encontramos un público muy receptivo a nuestro trabajo, porque aquí el teatro se valora de un modo más vivo que en España, donde es muy difícil encontrar algo que no sea pura convención: puestas en escena, actores famosos o libretos literarios, nada que tenga, que sospeche siquiera, esa pulsión viva que es el teatro.
En realidad este público fue el primero para nosotros que llenaba los teatros, que reconocía nuestro trabajo. Para nosotros fue esencial, en Buenos Aires pudimos respirar y el público estaba orientado hacia el teatro, no hacia su representación.
Esta vez y como siempre, llegamos con tanto miedo como fe en que nuestra obra comunique, la responsabilidad ante el público nos hace ser muy humildes.

-Por último, ¿podría describir algunos rasgos centrales del proceso creativo de su Teatro Inestable?
-Se trabaja de un modo muy obsesivo, tratando de proyectar antes que nada la verdad, esto es que aparezca algo vivo en el escenario, y eso no depende de nosotros solamente, así que los métodos pueden ayudar a tener las herramientas para desbrozar un camino, pero no para encontrarlo.
Nosotros llamamos y esperamos la respuesta, somos obedientes al llamado. En los ensayos intentamos romper todo lo previsto para que aparezca lo que en verdad el teatro tiene que decir. Un artista es un mero transmisor.
“El régimen del pienso”, se ofrecerá, desde el jueves 15, de miércoles a sábados a las 21 y los domingos a las 20.30 en la sala María Guerrero del teatro sito en Libertad 915, Capital.

www.telam.com.ar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *